Select Language : English

Washington ocupa el  39 lugar en la nación en acceso a preescolar

Washington gasta solo el 1.1% de su presupuesto en aprendizaje de primera infancia.

Menos de la mitad de los niños de Washington están preparados para empezar el kínder.

Para realizar el potencial de todos los niños de Washington, los legisladores deben invertir en oportunidades de alta calidad en cuidado infantil, preescolar y aprendizaje de primera infancia durante la sesión legislativa de 2020.

Construyendo Equidad

Menos de la mitad de los niños de Washington están preparados para empezar el kínder. Invertir en aprendizaje de primera infancia de alta calidad prepara a todos los niños de Washington para el éxito. Actualmente, muchas familias de Washington batallan por pagar por estos servicios. Casi un tercio de los padres han renunciado a su trabajo porque no pueden pagar el cuidado de sus niños. La falta de cuidado infantil asequible en nuestro estado resulta en una pérdida de $6.2 mil millones en coste de oportunidad, y los empleadores pierden $2 mil millones debido a reemplazos de empleados.

Creando Oportunidades

Los beneficios para los niños que tienen acceso al aprendizaje en la primera infancia son inconmensurables. Desde estar mejor preparados para el kínder, hasta leer a más temprana edad, incluyendo graduarse de la preparatoria en índices mas altos, estos niños tendrán más opciones y oportunidades académicas y profesionales. Invertir dólares públicos en educación de primera infancia servirá a nuestros niños y empleadores durante las próximas décadas por venir. 

Ayudando Nuestras Familias

Los programas asequibles y accesibles de cuidado de niños brindan a los padres más oportunidades para desarrollar una carrera profesional y prosperar al mismo tiempo que contribuir a la economía de Washington. Tener acceso a programas asequibles de aprendizaje de primera infancia debe ser una cuestión de elegir el programa que mejor se adapte a las necesidades de la familia, no a lo que alcancen a pagar. El noventa por ciento del cerebro de un niño se desarrolla a los cinco años, por lo que es esencial que los padres tengan acceso a cuidados de primera infancia asequibles y de alta calidad.

Ahora es el momento de invertir en los niños de Washington